DESDE 1975 ELABORANDO ANCHOAS Y SALAZONES DEL CANTÁBRICO

Historia

Conservas “Faro del Pescador” fue fundada por la santoñesa familia Ruiz Trueba en el año 1975, comenzando a desarrollar su actividad en una pequeña lonja comercial en el centro del municipio de Santoña.

Hoy, cuarenta y dos años después, somos la tercera  generación de la familia la que llevamos las riendas de la empresa, elaborando las semiconservas de anchoa del Cantábrico tal y como lo hacían nuestros abuelos: con una materia prima de primerísima calidad, exclusivamente anchoas del Cantábrico; con una producción limitada, para asegurar la excelencia del producto final; y artesanalmente, limpiando, fileteando, sobando y envasando las anchoas a mano, una a una, con todo el mimo y el cariño que nos transmitieron nuestros mayores.

En la actualidad

Con el paso de los años, aquella pequeña lonja en el centro de Santoña se fue quedando pequeña, por lo que la familia comenzó a buscar, siempre dentro del municipio, un local más adecuado para poder satisfacer la creciente demanda de sus semiconservas de anchoa. Desde  los años 90 del pasado siglo, conservas “Faro del Pescador” se halla situada en el polígono industrial junto al puerto pesquero, en una moderna y amplia nave en la que se encuentran el obrador y la tienda para venta directa al público.